El mapa político

By 8 julio, 2016Sin categoría

¡Basta ya! El mapa político de España desde junio es azul ¡nos guste o no! Las lecciones también están claras: PSOE a la oposición y a recomponer el partido, comunidad por comunidad. ¡Algunas más que otras! Por ejemplo, la Valenciana, Cataluña, Baleares, por lo menos.

¡El PP a gobernar en un momento difícil no, lo siguiente! Con mayoría absoluta, luces y sombras. Ahora a pasarlas canutas con un nuevo equipo con ganas, y limpio.

¡Ciudadanos! Una gran oportunidad de ayudar, arriesgar, ponderar desde el gobierno (¿Por qué no?) y demostrar que un partido bisagra es útil. Yo diría que es indispensable para que los dos grandes partidos no caigan en la tentación probable de que, ante situaciones difíciles que vienen, sus respectivos miedos acorten la paciencia, el rigor y la solidaridad necesarios.

Debemos de inmediato preocuparnos por los millones de personas excluidas. Debemos modelizar y cortar hasta el último céntimo de gasto idiota. Hace falta un gran pacto nacional en muchos frentes, por lo menos en 5: Empleo, jubilación, seguridad, educación, déficit.

Es un gran momento para España. Seremos apoyados, nos necesitan. ¡Pero tenemos que ayudarnos nosotros mismos!

¡Señores Rajoy, Sanchez, Rivera: menos miedo a las redes sociales y a noticias cada 30 minutos! Son tiempos de liderazgo contra los populismos del color que sean. ¡Europa necesita a España, España a Europa!

Contemos a nuestros jóvenes que pese a los problemas y a los “malos” tanto Europa como España nunca hemos conocido un periodo tan largo de bienestar, de paz, de libertad. ¡Somos el continente más solidario! Europa es solidaria, pero no podemos acoger a toda la miseria del mundo.

Nuestra transición ha ido un milagro, nos hemos perdonado barbaridades de unos y de otros. La Monarquía (si, la monarquía), por la que casi nadie apostaba (yo tampoco) ha logrado aportar la estabilidad institucional que es tan importante en democracia.

No hemos contado bien a nuestros jóvenes el drama permanente de los años 30. ¡La memoria histórica ha sido más bien la desmemoria histórica! Es verdad que la victoria de unos fue mantenida cuarenta años sobre los perdedores (uno de ellos yo). No se han honrado a las víctimas de estos, es verdad. ¡No lo hizo ni Felipe González!

Ahora llevamos 40 años de democracia. Evidentemente quedan cosas por aclarar…de unos y de otros.

¡Pero llorando de emoción todos juntos para que nunca más!

No se ha explicado bien ni la república, ni la guerra, ni el franquismo, ni la transició. Aquello fue un fracaso colectivo. ¡Nunca más!

La única fórmula para este “nunca más”, es el espíritu de la transición. La Monarquía fue y ahora más que nunca es el mayordomo de nuestra convivencia, de este espíritu.

Si pudiese haber un artículo más importante que otro de nuestra constitución del 78 sería el artículo 56.

La republica antes de la guerra ya habría sido derrotada esencialmente por nacionalistas, comunistas, anarquistas y parte de socialistas. ¡Es decir, por sus principales actores!

La democracia se distingue por su valor (es el mejor sistema), por su vulnerabilidad (siempre atacada por los malos) y es reformable (se puede mejorar). Por todo esto no debemos perderla, el enemigo lo tenemos en casa (populismos) y hay que equilibrarla ante tanta injusticia. Debemos limpiar la vida pública pero no desorientar a todos. Para ello un gobierno ya, una oposición seria (no populista) ya, y todos nosotros a defender el espíritu de la transición.

La paz, la libertad, el desarrollo: no caen del cielo. Es la obra de todo un pueblo, tenemos los medios ¡somos un gran país!

Tampoco lo decimos suficientemente. ¡Viva España!