loader
Llámanos

910 05 98 10

Envíanos un mensaje

hola@rafanavarro.es

*ACEPTAR, ABRAZAR, AMAR Y HACER UN BUEN LUGAR A TODOS ESOS ASPECTOS DESCONOCIDOS Y NO ACEPTADOS DE NUESTRA VIDA* 

Las formas de pensamiento negativo están conformadas por huellas de experiencias traumáticas no trabajadas que siguen vivas en nuestro interior, son como capas y capas de sedimento radioactivo acumulado y se van filtrando con una radiación dañina todo el tiempo en nuestras vidas, por eso es tan importante liberar su carga, estas cargas se transforman en trabas que nos impiden, hasta el día de hoy, avanzar, nos tienen atorados, detenidos y no sabemos por qué.

La carga se genera cuando NO finalizamos una experiencia y quedó inconclusa, ya sea porque: 

  • nos resistimos, 
  • negamos, 
  • escapamos, 
  • huimos del dolor,
  • o porque éramos embriones o bebés y quedamos atrapados en el sufrimiento, hasta tanto, la experiencia negativa haya sido: 
  • completamente re-experimentada, 
  • trabajada
  • reconocida.

Recién entonces podremos romper con esos programas y liberarnos. Una vez que la carga ha sido removida, quedamos liberados. Cuando removemos las cargas, la vida cambia.

Cuando las cargas se van, cambia el mundo externo, incluido nuestros hijos. Cuando liberamos el dolor de la carga, se produce una disolución del problema y sólo queda la memoria de la carga sin dolor, si es angustia, se torna en una angustia sin angustia. Es una angustia vacía, sin la carga… sólo volverá la memoria del hecho sin dolor, sin carga… es la resistencia a la angustia lo que la hace dolorosa, lo que la hace violenta e insostenible en el cuerpo. Esa angustia esta en nosotros, y si durante el proceso dejamos que se mueva por nuestro cuerpo y la experimentamos y le damos paso, paradójicamente esta angustia se transformará. Entonces se disuelve, y ya no hay más lucha y esto nos ayudará a abrirnos a niveles más altos de percepción, que nos permitirá sentir más amor, conexión y unidad.

Recordemos que no fue el adulto el que fue herido, rechazado… dentro nuestro vive un niño, un niño que si fue lastimado, golpeado con palabras hirientes, con pensamientos agresivos, con gestos violentos, un niño que se asustó, que se decepcionó, que se sintió abandonado, que tuvo mucho miedo y es a ese niño al que vamos a sanar. Es tiempo que nuestro niño interior sea sanado y que deje de quejarse, y para lograrlo debemos enfrentar nuestras propias experiencias.

Dirección

Madrid – Alicante – Elche – Murcia

Email
Llámanos
Horario

9:00 a 14:00 h

Mantente al día

    Copyright @ 2022 Rafa Navarro. Todos los derechos reservados. Diseño: Lead-In Business