loader
Llámanos

910 05 98 10

Envíanos un mensaje

hola@rafanavarro.es

Qué es el trastorno bipolar? ¿Cuáles son las causas y sus síntomas? ¿Cuál es su evolución? ¿Cómo se realiza el diagnóstico? Y ahora que me han diagnosticado, ¿qué hago? ¿En qué consiste el tratamiento? Además, ¿qué puedo hacer?

La respuesta a estas y otras preguntas está en la ‘Guía para familiares y pacientes con trastorno bipolar’, un documento publicado por la Asociación Bipolar de Madrid cuyo objetivo es ayudar tanto a las personas que conviven con un trastorno bipolar como a sus familias, amigos/as y compañeros/as a comprender mejor este problema, para que puedan buscar la ayuda y el apoyo necesarios y participar activamente en su manejo, en aras de poder seguir llevando una vida plena.

Elaborada por el Dr. José Manuel Montes Rodríguez, jefe de Sección de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal, investigador del CIBERSAM y profesor asociado en la Universidad de Alcalá (Madrid), y por Mateo Pérez-Wiesner, psicólogo general sanitario, ha sido publicada por la Asociación Bipolar Madrid en colaboración con Lundbeck.

Más de un 75% de los casos supone una reducción de las expectativas de éxito en la vida.

“El trastorno bipolar es una enfermedad que aparece como consecuencia de una alteración en los mecanismos cerebrales que regulan el estado de ánimo. Normalmente, si el ánimo sube o baja mucho motivado por las circunstancias externas, de forma natural volverá a equilibrarse por sí solo, pero esta regulación se ve alterada en el trastorno bipolar, provocando que se mantenga el ánimo bajo, con la aparición de episodios depresivos, o el ánimo alto con episodios maniacos o hipomaniacos”, indica el documento.

Suele aparecer en el inicio de la edad adulta, entre los 20-30 años, pero también puede manifestarse antes, en la infancia y adolescencia o, por el contrario, retrasar su aparición hasta la tercera edad. Las causas principales son de base biológica, al producirse una alteración en la región cerebral que regula el estado de ánimo causada por un componente genético, posiblemente asociado a varios genes que interaccionan entre sí y con el ambiente –situaciones vitales estresantes, consumo de sustancias, etc–, de tal forma que este es el que va a determinar el momento y la forma de aparición del trastorno.

Concretamente, en España la padecen más de 1 millón de personas y, a pesar de las múltiples campañas de sensibilización, sigue siendo una patología desconocida asociada a un alto impacto y estigma social. De hecho, en más de un 75% de los casos supone una reducción de las expectativas de éxito en la vida y casi la mitad de los afectados pierde su trabajo. A todo ello hay que añadir la estigmatización, que lleva a la discriminación y el aislamiento. Hasta un 45% de los pacientes se ha sentido discriminado en alguna ocasión.A pesar de que el 2,6% de la población mundial la sufre, actualmente, transcurre una media de cinco años desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico correcto.

El poder de la información

“Creemos en el poder de la información y la educación como motores del cambio. Por eso promovemos y apoyamos la creación de herramientas divulgativas sencillas y directas como esta Guía que estamos seguros podrá ayudar al millón de personas que viven con trastorno bipolar en España y favorecer un mejor conocimiento de la enfermedad, tanto por parte de quienes la padecen como de sus familiares, convirtiéndose, además, en agentes activos de su manejo”, ha declarado la directora médica de LundbeckSusana Gómez-Lus.

El diagnóstico precoz y el tratamiento temprano son pilares clave para que quienes viven con trastorno bipolar puedan llevar una vida. En este sentido, José Manuel Montes ha informado de que una “buena manera de mejorar el diagnóstico precoz es con este tipo de guías informativas. Lo fundamental es que haya un conocimiento veraz, auténtico y real de lo que es la enfermedad mental en la opinión pública”.

El pilar fundamental del tratamiento consiste en la terapia farmacológica y las intervenciones psicosociales

Sin esa connotación negativa sobre el trastorno bipolar, las personas acudirán más fácilmente al psiquiatra ante pequeños síntomas sin temor a que les diagnostiquen una enfermedad mental y sin temor a los tratamientos. Deben saber que tienen ayuda y tratamientos que pueden permitir que sigan con una vida absolutamente normal. El diagnóstico precoz va a ser fundamental a la hora de afrontar la enfermedad”, ha apostillado.

¿Qué dificultades existen?

Entre las principales complicaciones asociadas al trastorno bipolar se encuentran el impacto emocional tras el diagnóstico, seguido del hecho de que se trate de una enfermedad mental, por el desconocimiento que existe en torno a ellas. Después se sitúa el estigma social, como hemos indicado anteriormente, lo que dificulta el mantenimiento del puesto de trabajo o tener un entorno social adecuado.

Además, la propia enfermedad puede generar una situación de cronificación o de nuevos episodios que van a tener un impacto como la pérdida de funcionalidad o de calidad de vida, sin olvidar la principal complicación asociada al trastorno bipolar: el riesgo de suicidio. Otras complicaciones añadidas son el uso de sustancias y otras enfermedades médicas asociadas como la hipertensión arterial.

En cuanto al tratamiento, el pilar fundamental del mismo consiste en la terapia farmacológica y las denominadas intervenciones psicosociales. El objetivo del tratamiento es reducir la intensidad, frecuencia y consecuencias de los episodios de depresión o manía, así como mejorar la funcionalidad y la calidad de vida.

Decálogo de pautas para prevenir una subida o bajada

  • Si tu lista de pródromos (señales de alerta) te indica el inicio de una posible recaída, o si tu referente te plantea dicha posibilidad, el primer paso es localizar a tu psiquiatra o psicólogo, aunque solo sea telefónicamente, para que él valore si es una recaída o, por el contrario, solo se trata de una fluctuación no patológica.
  • Aumenta el número de horas de sueño.
  • Limita el número de actividades y suprime todas las que no sean imprescindibles.
  • Dedica un máximo de 6 horas a estar activo.
  • Bajo ningún concepto debes intentar vencer la hiperactividad y aumento de energía por agotamiento, es decir, nunca debes realizar ejercicio físico con la intención de cansarte y poder volver así a la estabilidad.
  • Reduce los estímulos.
  • Evita el consumo de bebidas excitantes y los complejos vitamínicos, así como el alcohol y otras sustancias.
  • Limita el gasto económico.
  • Nunca debes tomar decisiones importantes si tienes.
  • No debes darte permiso para ‘mantenerte ligeramente alto o subir un poco más’. Recuerda que cuanto más subas, más dura será la caída.

​En fase depresiva

  • Intenta localizar telefónicamente a tu psiquiatra o psicólogo.
  • Nunca debes automedicarte ante los síntomas depresivos. Sigue tomando la medicación tal como te la prescribió el psiquiatra.
  • Duerme un máximo de 8 horas.
  • Es muy importante realizar ejercicio físico.
  • No tomes decisiones importantes.
  • No consumas alcohol ni otras drogas.
  • Trata de relativizar las ideas de inferioridad y pesimismo.
  • Intenta mantener la regularidad horaria.
  • Fomenta el contacto con familiares y amigos con los que te sientas bien.

Finalmente, según el doctor del CIBERSAM, recordar que “la labor de las asociaciones destinadas a personas con diagnóstico de trastorno bipolar, como la Asociación Bipolar Madrid (ABM), se basa en ofrecer un lugar de encuentro en el que se sientan comprendidos, reconocidos, puedan expresarse libremente y, en la medida de lo posible, ayudados por las actividades que estas ofrecen, siempre orientadas a aspectos que influyen en la mejora y manejo de la enfermedad”.

Fuente: El confidencial

Dirección

Madrid – Alicante – Elche – Murcia

Email
Llámanos
Horario

9:00 a 14:00 h

Mantente al día

    Copyright @ 2022 Rafa Navarro. Todos los derechos reservados. Diseño: Lead-In Business