loader
Llámanos

910 05 98 10

Envíanos un mensaje

hola@rafanavarro.es

¿Cómo te ayudo?

El coach para empresarios consiste en un servicio personal, a diferencia de las conferencias que están enfocadas en una audiencia amplia. El trato personal que proporcionan facilita su trabajo y permite llegar más profundo a los líderes de negocios, además permite la definición de metas y roles y el aprendizaje de nuevas habilidades para que mejoren su capacidad de dirigir su empresa.

Ser un empresario no es cosa sencilla, además son muchos los retos que deben enfrentar de manera solitaria. Tienen el respaldo de su personal, pero hay asuntos relacionados con la dirección que solo ellos pueden realizar. Un coach puede ayudarles considerablemente, no obstante, debe reunir varias características para brindar servicios de calidad, como saber escuchar, tener habilidades para realizar preguntas que lleguen al corazón de sus clientes y para fortalecer su capacidad de dirección y mejorar sus relaciones con su personal.

Un coach no solo funge como escucha y orientador, también debe tener una actitud humilde y de constante aprendizaje, por lo que deben capacitarse constantemente para afinar sus habilidades y mantenerse a la vanguardia en técnicas relacionadas con el coaching empresarial, como la programación neurolingüística, que implica sacar a la luz patrones inconscientes que pueden arruinar sus operaciones y derivar en problemas, además modificar los procesos mentales y el comportamiento emocional de los líderes de negocios.

En definitiva, podemos entender el coaching como un fenómeno que atiende tanto a fines relativos a los RR.HH. de una organización, como al ámbito concreto laboral y personal de quien se somete al proceso, haciendo posible la generación y transferencia de conocimiento con el fin de alcanzar la mejor versión de una empresa y de sus componentes.

Se trata de un proceso en el que la fijación de objetivos  debe llevarse a cabo en función de los aspectos que la organización ha determinado que la persona sometida al coaching (coachee) debe fortalecer para desempeñar sus funciones lo más eficientemente posible.

Por su parte, el coach o mentor será el encargado de guiar al profesional en el camino de autoanálisis, descubrimiento de sus capacidades y la implicación de las mismas en el crecimiento de la empresa.  Por lo tanto, el coach será una persona con vasta experiencia en el ámbito en el que se inserta la actividad de la organización, la cual se encargará de la de aconsejar, guiar y servir de ejemplo durante este proceso.

Aunque no es estrictamente necesario, dado que un coach puede haber adquirido amplias destrezas para desempeñar esta labor a lo largo de su trayectoria profesional, sí es recomendable o al menos, garantiza cierto nivel de rigor en el desempeño de esta actividad, el hecho de que el coach o mentor cuente con una certificación oficial y sea avalado por una institución de confianza. En España existen algunas como ICF España (Federación Internacional de Coaches por sus siglas en inglés) o el ASESCO (Asociación Española de Coaching).

Mi trabajo

El desarrollo de esta labor puede durar meses y la trayectoria que sigue, normalmente, sigue este patrón:

  1. Sesión de introducción: Definición del contexto y ámbitos a trabajar.
  2. El coach o experto establece, en vías de alcanzar los objetivos previstos, qué aspectos de la vida del coachee están más vinculados o afectan en mayor medida en las capacidades que este debe desarrollar. Los objetivos referidos deben constituirse de forma específica y tener un alcance concreto.
  3. Exploración de la situación desde un plano ontológico y/o práctico, o una combinación de ambas posibilidades.
  4. Tras conocer de forma general los antecedentes y condicionales actuales, se procede al inicio de una labor exploratoria, profundizando en los ámbitos que el coach considere más relevantes.
  5. Aunque se trata de un proceso que puede llegar a durar meses, es conveniente llevar a cabo un control de la evolución y resultados del aprendizaje.

Según algunos expertos, la eficiencia del proceso de coaching está ligada al coaching a la relación que se constituye entre el trabajador o coachee y el coach, con la intención de lograr una evolución de las capacidades y comportamiento constante, es decir, que se mantenga a lo largo del tiempo, para transformar de este modo su calidad de vida personal y profesional.