loader
Llámanos

910 05 98 10

Envíanos un mensaje

hola@rafanavarro.es

Uno de los peores momentos después de la muerte de alguien es el dolor incesante de la falta física de un ser amado.

Para aquellos que desencarnan y que logran asimilar que la vida continúa del otro lado y que necesitan seguir rumbo a la evolución, el paso es tranquilo, sin muchos pesos ni apegos. Desapegar no es dejar de amar. Es comprender que la muerte es solo una nueva etapa de continuidad de la vida. Una transición o un paso.

Por lo tanto, quien desencarna, los primeros días recibe una especie de blindaje que imponen los buenos espíritus, con el fin de evitar desajustes y tristezas mayores. Ellos apenas sienten al principio, pues tampoco es fácil aprender a vivir en otra dimensión.

Pero cuando los encarnados emanan y vibran energías de amor, paz y nostalgia, involucrados en lazos afectivos, los desencarnados sienten esas experiencias y les sirven como bálsamo fortalecedor para la nueva etapa de vida espiritual.

Quien llora y sufre la pérdida de alguien no daña inmediatamente al que se fue, sin embargo cuando el dolor se ve envuelto en revuelta y dolor, en no aceptación de aquello que ya se concretó, los lamentos terminan imprimiendo en estos seres dolorosos recuerdos.

Chico Xavier decía que la nostalgia es un dolor que hiere en los dos mundos. Obviamente, nuestros seres que partieron nos extrañan, recuerdan lo bueno que se vivió. Pero esta falta, poco a poco, va siendo reemplazada por servicios asistenciales a los que se quedaron. Por eso, es bastante común que se conviertan en guías de sus amores que permanecen en la materia.

De esta manera, en las horas difíciles en las que la nostalgia golpea más fuerte, eleva tu pensamiento a Dios y haz una oración por aquellos que siguen al otro lado de la vida.

Seguramente, escucharán sus llamadas y les ayudarán en sus necesidades, siempre y cuando logren acceder a las densas capas que brinda el duelo.

La vida no termina en la tumba, porque el Alma es inmortal, destinada a la felicidad y a la perfección relativa, dentro de lo absoluto que es Dios.

Dirección

Madrid – Alicante – Elche – Murcia

Email
Llámanos
Horario

9:00 a 14:00 h

Mantente al día

    Copyright @ 2022 Rafa Navarro. Todos los derechos reservados. Diseño: Lead-In Business