LA ÉPOCA DE CERO COMPROMISO

Vivimos en una época en la que se puso de moda la falta de compromiso, en la que el no querer nada serio se metió en las camas y remplazo las charlas telefónicas de madrugada, donde todos somos opciones, y hay que ganarse un lugar y de todos modos en cualquier momento terminas en el cesto de basura. Una época de puras reacciones y mensajes instantáneos en redes sociales, donde las primeras citas terminan entre sábanas y regalar flores es cosa del pasado Dónde ya nadie se enamora a primera vista, con plazas que lucen vacías y callejones que ya no escriben leyendas románticas.

En la que la mediocridad es el plato fuerte de las relaciones, porque todos tenemos un as bajo la manga, o mejor dicho, otra persona esperando su turno. Dónde se olvida fácil y nos hemos vuelto desechables, tanto que la fidelidad se ha convertido en un mito, ya nadie cree en eso. Dónde pocos se atreven a amar porque parece mejor opción andar escondiendo el corazón por temor a salir lastimados. Ya nadie lee poesía, se conquista con memes e imágenes sin sentido y andar con alguien dura lo mismo que un atardecer en verano. Hemos caído tan bajo que te tachan de estúpido por mandar cartas, dibujar, cantar y regalar momentos. Una época donde asustamos al amor y le quitamos el derecho de hacernos la vida menos jodida.