LA LEY DEL ESPEJO…

La ley del espejo nos explica que nuestra relación con los demás y con la vida es un permanente juego de espejos y pantallas donde nos vemos reflejados y nos proyectamos. La única relación duradera real que vas a tener a lo largo de toda tu vida desde que naces hasta que te mueres, es la relación que mantienes contigo mismo. Todo lo que sabemos de los demás lo aprendemos de nosotros mismos, está en nuestro interior. Todas las personas tenemos luces y tenemos sombras. Y esas cualidades, muchas veces tan difíciles de ver en nosotros mismos, son las que vemos reflejadas en los demás.

La ley del espejo nos ayuda a detectar esas sombras, esas heridas emocionales, esos pensamientos negativos e iluminarlos, entenderlos. El viaje de la vida es iluminar nuestras sombras, aprender a crecer. Según sean las sombras que tengas, la vida te enfrentará a personas y situaciones que despertarán en ti ese conflicto latente, esas sombras. La realidad nos hace de espejo para conocernos a nosotros mismos y crecer. Las personas que más brillan son precisamente las que más han abrazado su propia sombra mientras que las personas más compungidas, más oscuras, de las que todo el mundo ve su sombra, paradójicamente son las que más han negado ese lado oscuro, provocado por nuestras heridas internas, por nuestros traumas no sanados y con los que debemos aprender a vivir.