La seducción mental y espiritual…

Puedes escapar si te enamoras de lo que ves a simple vista, pero si tu alma entra en conexión con otra y decide no soltarla, no tendrás a dónde correr, ya no habrá mucho más que buscar, ni que esperar. Te encontrarás en un estado del cual no querrás desprenderte.

Y aun cuando nuestra alma sabe de desapegos, dentro de este cuerpo mortal, buscará las formas de anclarse a quien ha desnudado su ser más allá de la clásica intimidad.

Sabrás que te has enamorado del alma de alguien cuando sientas lo siguiente:

Paz ante su presencia:

Incluso cuando no están en contacto directo, el solo hecho de sentirle cerca, o escuchar su voz o leer sus palabras, te genera tranquilidad y felicidad. sientes únicamente con esa persona, un estado de bienestar completo.

Eliges a esa persona a diario a pesar de las diferencias:

Logras que la balanza siempre favorezca lo que ese alguien representa, entre sus luces y sus sombras, te quedarás con lo que ilumina tu vida.

Procurarás siempre su mayor bien:

Esto incluso cuando no te incluya en algún plan, tu buscarás la manera de que esa persona se beneficie de tus acciones, tome las mejores oportunidades y la apoyaras en todo lo que haga con tal de verla feliz.

Admiración:

El mirar con el corazón permite apreciar mejor las cualidades, descubrir los talentos, mirar la belleza que va más allá de el cuerpo físico. Reconocer sus dones, sus esfuerzos y engrandecer a esa persona cada vez que cabe la posibilidad, es una señal más de que te has enamorado de su alma.

La Intimidad es de otro nivel:

Los espacios de intimidad no buscan solo un contacto de satisfacción sexual, sino que busca la conexión sublime entre dos seres que sienten que se pertenecen el uno al otro. Sus miradas, sus palabras, sus silencios. En ocasiones no necesitarás ni siquiera tocar a esa persona, para sentir que le haces el amor.

Lealtad:

Harás lo que esté a tu alcance para garantizar su confianza. El respeto se hará siempre presente y no será necesario que alguien te esté mirando, para hacer lo que sientes que es correcto. La fidelidad y la lealtad se da con el alma, sin necesidad de que esa persona te la pida.

Cuidarás de esa persona:

En todo lo que esto representa cuidarás de esa persona y de la relación que mantienes con ella. Te preocupas por sus cosas cotidianas, lo más básico o lo más complejo, su alimentación, su descanso, su bienestar… serán de tu genuino interés.

No te hará falta nadie más:

En cuanto a parejas, no necesitarás mirar para los lados, porque la plenitud que sentirás con esa persona, llenará tus espacios, tus pensamientos y no podrás pensar en quebrar la confianza que sostiene la relación.

Simplemente amarás de manera incondicional.

Arturo Cárdenas…….