*OCÚPATE DE TI*

Nunca te sacrifiques por nadie. Vive tu vida auténticamente y así nunca tendrás la necesidad de desquitarte ni sentirás rencor alguno contra nadie.

..Y una persona que no siente rencor contra nadie es una persona amorosa, compasiva, cordial, dadivosa.

,,Y una persona que no siente rencor contra nadie –ni contra sus hijos, ni contra su marido, ni contra su esposa- es tremendamente hermosa. Crea un ambiente de felicidad alrededor de ella. Quienquiera que entre en contacto con ella comparte su felicidad.

Ocúpate de ti mismo.

Mira simplemente a los árboles. No hay un árbol que esté tratando de sacrificarse por otro árbol; consecuentemente, tienen verdor. Si empiezan a sacrificarse, ningún árbol tendrá verdor, ningún árbol florecerá jamás.

Mira las estrellas. Se ocupan de sí mismas: brillan para sí mismas, no se sacrifican. De otra manera la existencia se volvería fea y oscura.

El ocuparse de uno mismo es natural. Y ese “sí mismo” que estoy enseñando es lo que define el Tao ¡Camino! tu naturaleza. Escúchala, síguela.

Tu naturaleza te está diciendo: “Sé feliz”…

Vive para ti mismo y vivirás para todos los demás, pero éste no es un sacrificio.

Vive para ti mismo. Sé real, auténticamente dedicado a ti mismo; ese es el proceder de la naturaleza.

Cuida de tu felicidad, de tu descanso, de tu vida, y te sorprenderás de que cuando te sientes feliz ayudas a otros a sentirse felices, porque entiendes, poco a poco, que si los otros se sienten felices tú te sentirás más feliz.

La felicidad sólo puede existir en un océano de felicidad. No puede existir sola».