Porque un Sanador Espiritual no debe regalar su trabajo:

No sé cuantas veces he escuchado y leído la frase: si Dios te dio el don es para ayudar, no debes cobrar!!! Ok, vamos por partes: todo mundo sin excepción nacemos con una conexión con lo divino, esa conexión es a lo que le llaman “el don” dicha conexión se establece desde la parte superior de nuestra cabeza (mollera) por eso en diferentes cultos y religiones se cubre esa parte de la cabeza para protegerla. Conforme crecemos y nos vamos adentrando en el mundo material, olvidamos y hasta llegamos a negar la existencia del mundo espiritual, ahí se va perdiendo esa conexión, pero todos nacemos con ella, todos tenemos una partícula de divinidad dentro de nosotros.

Entonces lo que sucede con quienes nos dedicamos a Sanar, es que mediante estudio, ceremonias, ejercicios, etc mantenemos abierta esa conexión con el mundo espiritual. El estudio, los ejercicios, las ceremonias y los materiales nos cuestan dinero. Es como un lic. en contaduría, o en psicología, aparentemente debería regalar su trabajo porque usan básicamente sólo su cerebro y sus conocimientos para atender, deberían regalar sus servicios porque si sólo usan su cerebro, Dios les dio su cerebro para ayudar!!! Captan lo ilógico que suena esto? Pues así de ilógico es esa frase tan trillada de: Si Dios te dió el don es para que ayudes gratis! Cuando no saben cuánto sacrificio, trabajo, y dedicación cuesta llegar a ser un buen Sanador (a)Ahora, qué pasa si no pagas el trabajo de un Sanador Espiritual? Habrá ocasiones en las que le quedes a deber a una persona que te a ayudado.la razón que sea, esta bien, solamente no olvides que aún que el Sanador Espiritual no te haga nada, sus guías espirituales están viendo todo y son sus guardianes, ellos se encargarán de cobrarte de una u otra forma.

Si alguna vez quedaste a deber le. después se te viene una mala racha, no te preguntes porque fue, mejor ve y págale para que sus guardianes dejen de causarte problemas. Y nunca nunca nunca creas que puedes abusar de un Sanador Espiritual, hablar a sus espaldas o causarle un daño y no tener consecuencias. Porque aunque nosotros somos seres humanos y somos vulnerables, nuestros guías si ven todo aquello que a nosotros se nos escapa y tarde o temprano pasarán factura. De tal manera que si necesitas ayuda, acércate y paga lo justo por su trabajo. Que si te acercas a la persona indicada, estarás pagando por años de estudio, ceremonias que le dan fuerza y conocimiento que tú no tienes. No es el “Don” lo que estás pagando, es su trabajo y todo lo qué hay detrás de él. Ya que un buen Sanador siempre da lo mejor para su paciente. La paciencia El amor, La disciplina La entrega total en cada sesión Lo mejor de mí para ti, entregando mi corazón, en cada sesión. Ya sea presencial o a distancia..