loader
Llámanos

910 05 98 10

Envíanos un mensaje

hola@rafanavarro.es

  • Hoy puedes encontrar el camino que buscas, la comprensión de Todo. Descubre que tú mismo eres tu propia lámpara, la que ilumina tu propio camino. Sabes? Si quieres hacer este mundo un mundo mejor en el que vivir, encuéntrate a ti misma, a ti mismo primero y todo lo demás se cuidara de sí mismo.*

Nos hemos acostumbrado a buscar la luz fuera de nosotros. Te culpas, te sientes mal por qué no consigues esto o aquello sin embargo te olvidas de lo más importante. Llevas la luz dentro . No te pierdas en el camino. No te Identifiques con lo que tu cuerpo hace. Deja que el cuerpo haga lo que vino hacer, pero mantente en la luz, en la conciencia. Aquieta tu mente de la forma que quieras y descubre tu lámpara, tu propia lámpara.

Hay algo dentro de ti que sabe qué hacer en todo momento. Hay un poder más grande que tú, que sabe cómo cuidar de ti, sin tu ayuda. Todo lo que tienes que hacer es entregarte a ello. Sé tú lámpara, sé tu refugio. Entrega tus pensamientos, entrega tu mente, entrega tu ego a la corriente que conoce el camino. Cuidará de ti. Cuidará mejor de ti de lo que jamás te hubieras imaginado.

Se una lámpara para ti mismo, dijo el maestro. Todas las respuestas están dentro de ti. Piensa por un instante, qué es lo que te mantiene más apegada, apegado en esta vida? Cuáles son las cosas que más prefieres? Qué es lo más importante para ti en esta vida? Y aprende luego a soltarlo y despierta. No hay nada ni nadie que quiera hacerte daño. Lo que significa que todo está sólo en tu imaginación. Pues date cuenta que es precisamente tu imaginación, lo que piensas lo que te está causando todos los problemas que tienes.

Obviamente no tienes que convertirte en un cínico o en un sarcástico. Mientras permanezcas en el camino de la liberación ayudarás a los demás. Sin embargo mientras más apegado estés, menos posibilidades tienes de despertar. Ayuda a los demás mientras lo sientas. Hazlo. Sé cada vez más consciente de que no tienes nada que ver con lo exterior. Simplemente indaga, observa sin reacción.

¿Qué estás haciendo con tu vida? ¿Cómo pasas cada día? ¿Qué es más importante para ti que cualquier cosa? En realidad no hay nada, ni nadie que pueda hacerte daño. Puede que te resulte extraño todo esto por momentos, sin embargo no tienes nada que ver con lo que ocurre fuera. Considera esto por un momento, a medida que aprendes a someter tu mente, solo la alegría puede llegar a ti.

Y la razón por la que esto es así, es porque en ella se encuentra el sustrato de la vida. Así que descubres que allí donde está tu corazón, allí está Dios. Cuando amas a todas las cosas sin distinciones ni preferencias, qué más tendrías que hacer? Nunca más te volverás a molestar, ni te afectarà, nada ni nadie.

Sabes? El amor total al universo, mata de inmediato al ego. En eso consiste cuando te conviertes en tu propia lámpara. La comprensión verdadera en ir a tu interior y dejar el apego a cualquier cosa, personas y lugares. De esta manera tú falso yo, se acaba en ese momento. Así, sé tu propia lámpara, tu isla, tu refugio. Y no la busques fuera de ti misma, de ti mismo.

Ama de manera total, sé compasivo y paciente. Sin embargo, no dependas de nada ni de nadie. No hay enseñanza secreta, ni sentido secreto. La lámpara te enseña abierta y claramente.

Aquieta tu mente de la forma que quieras. Hazlo tan a menudo como puedas. Cuando la mente está en silencio, brilla por sí misma. Conviértete en el observador de tus pensamientos, indaga en ti. Respira cada vez más conscientemente. Tu eres el objeto de toda búsqueda.

Y recuerda mantener tu risa interior y exterior, de agradecer cada momento y de mirar amorosamente a cada persona que te rodea.

Nos sentimos en la próxima.
Y que tengáis unas muy felices fiestas y feliz entrada de año, que vuestro corazón se mantenga siempre abierto.

*Fabio Gallego Reinoso

Dirección

Madrid – Alicante – Elche – Murcia

Email
Llámanos
Horario

9:00 a 14:00 h

Mantente al día

    Copyright @ 2022 Rafa Navarro. Todos los derechos reservados. Diseño: Lead-In Business